Un mensaje de Mons. Julio Parrilla Díaz.